Blog de Terapia Metabólica

HOMO NEOPLASICUS.

Cómo evitar la plaga del Siglo XXI.

febrero 22, 2017

No existe ninguna otra especie sobre nuestro planeta que sufra el grado de incidencia del cáncer que experimenta nuestra especie, Homo sapiens. Se estima que en los países industrializados uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres contraerán cáncer en algún momento de sus vidas.[1] Tan grande es la cifra de morbilidad y tan específica de nuestro género es la mortalidad por cáncer que bien podríamos rebautizar a la raza humana como Homo neoplasicus.  

Las enfermedades degenerativas han pasado a ser un rasgo distintivo de nuestra especie. En los últimos 116 años –desde 1900 a la fecha- la incidencia de cáncer se incrementó siete veces, es decir, 700%. Y no se trata de un artefacto estadístico o una impresión subjetiva causada por un incremento de la expectativa de vida al nacer.

graf 2.png   graf 3.gif

 La ley de Tanchou, enunciada por ese inquisitivo médico francés, describe el nexo entre la civilización y la “cancerización” de los pueblos. “A través del mundo entero -dice Tanchou- la mortalidad por cáncer es directamente proporcional al grado de civilización.” [2] Esta peculiar observación sigue siendo cierta hasta hoy. En efecto, nuestro grupo de investigación encontró que la incidencia por cáncer en Argentina -ajustada por tamaño de población, es decir, cantidad de diagnósticos anuales por cada 10.000 habitantes- es 70% mayor que en Bolivia, donde aún se conserva un estilo de vida más tradicional y el índice de industrialización es mucho menor. Mientras más industrializado es un país, mas cáncer va a experimentar su población. La evidencia epidemiológica es clara y robusta a este respecto. Los Inuit, los Yupik, y otros pueblos del Ártico sencillamente NO TENÍAN CÁNCER hasta la introducción de la dieta y otras influencias del estilo de vida europeo. [3] [4] [5]

El cáncer ha pasado a ser la primera causa de muerte en los países más desarrollados, una suerte de peste bubónica de la era post-industrial. La cuestión es entonces, ¿cuál es la causa de este brutal incremento de la incidencia del cáncer? ¿Qué podemos hacer para evitarlo? La posibilidad de cambiar este fenómeno debe fundarse en un conocimiento objetivo sobre la causa primaria del cáncer desde el cual construir un sistema racional para la prevención total de las enfermedades neoplásicas. A través de mediciones sistemáticas en el terreno, nuestro equipo de investigación determinó que la conjugación de tres parámetros fisiológicos específicos parece explicar el efecto protector del estilo de vida de los Inuit:

  1. Una abundante oxigenación de los órganos (técnicamente, una alta presión parcial de oxígeno en los tejidos).
  2. Una glucemia inferior a 80 mg/dL (de acuerdo con nuestras mediciones con el dispositivo Dexcom de monitoreo continuo, la glucemia promedio de los cazadores Inuit ronda los 76 mg/dL).
  3. Una alta densidad micronutricional o dN (abundante provisión de vitaminas D, K, C, y todo el complejo B, varios de cuyos elementos –como la nicotinamida y el pantotenato- son cruciales cofactores en el metabolismo energético celular, estando implicados en mantener la capacidad respiratoria de las mitocondrias, centrales energéticas de las células).[6]

La sinergia fisiológica entre estos tres factores explica –en nuestra opinión- el enigma médico de los Inuit, la virtual inexistencia de cáncer en estos pueblos. El caso de la abundante oxigenación de los tejidos es crucial si se tiene en consideración que la causa primaria del cáncer, el “momento cero de la carcinogénesis” es una crisis respiratoria en el interior de un tejido injuriado.[7] En igual sentido, dado que los micronutrientes son catalizadores biológicos (cofactores enzimáticos) y la glucosa es el combustible primario preferido de las células neoplásicas, la riqueza de los primeros y escasez de la segunda evidentemente preservan la capacidad oxidativa del organismo, previniendo la destrucción de la maquinaria respiratoria celular y su desplazamiento hacia un régimen fermentativo o efecto Warburg.

Esto nos provee de un marco conceptual o framework con el cual abordar la prevención racional del cáncer, lo cual hemos emprendido en escala creciente por medio de nuestra serie de seminarios prácticos.  

 Ernesto Prieto Gratacós.

 Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

 Licencia Creative Commons

 Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

 

 Licencia Creative Commons

 Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.


REFERENCIAS:

[1] International Agency for Cancer Research (IARC). CANCERMondial http://www-dep.iarc.fr/

[2] Cáncer & Civilización. En Busca de la Salud Perdida.

[3] Evidencia epidemiológica...

[4] 

[5]

[6] Principles of Biochemistry. Lehninger, Nelson & Cox

[7] On the origin of cancer cells. Otto H. Warburg

Something Powerful

Tell The Reader More

The headline and subheader tells us what you're offering, and the form header closes the deal. Over here you can explain why your offer is so great it's worth filling out a form for.

Remember:

  • Bullets are great
  • For spelling out benefits and
  • Turning visitors into leads.

Subscribe to Email Updates