Blog de Terapia Metabólica

¿POR QUÉ NO HAY CÁNCER DEL MIOCARDIO?

marzo 29, 2017

Un hallazgo sorprendente en la Oncología -y uno de los muchos enigmas que no puede explicar la hipótesis genética del cáncer- es la casi completa ausencia de cáncer del corazón.1 2 Muy infrecuentemente (<0,001%), pueden encontrarse tumores en el corazón, pero ni siquiera son primarios, es decir, se trata de secundarismos o metástasis de un cáncer originado en otro órgano.3 El 75% de las veces se trata de tumores benignos, alojados usualmente en el pericardio, la membrana protectora del corazón o, en el caso de los casi inexistentes angiosarcomas malignos, la aurícula derecha.4

La ocupadísima Clínica Mayo reporta en promedio apenas un caso por año, al tiempo que en varios estudios post mortem (cuya incidencia es aproximadamente 7 casos de cada 12,500 autopsias) se ha determinado que la mayoría son mixomas, una especie de grumo o bulto gelatinoso, de naturaleza benigna.5 6 Debe recordarse que la calificación de “maligno” está atada específicamente al grado de captación de glucosa por parte de un tumor, tal y como está expresada en el SUV (Standardized Uptake Value) o Valor Estandarizado de Captación que se informa en las tomografías PET.

De nuestras conversaciones con algunos cirujanos emana además una fuerte sospecha de que el origen de los angiosarcomas malignos es casi de seguro la exposición (diagnóstica o terapéutica) a las radiaciones, mientras que en los niños, la presencia de rabdomiomas está usualmente asociada al síndrome de esclerosis tuberosa.

corazon.pngheart.jpg

Fig.1 Apenas una quinta parte de los ya escasos tumores cardíacos resultan malignos. En los últimos sesenta años se han descrito rabdomiomas, angiosarcomas, fibrosarcomas, liposarcomas y leiomiosarcomas. El músculo estriado esquelético respira, cuando estamos en reposo, y fermenta cuando nos ponemos en pie de guerra para sobrevivir. Contrariamente, el musculo cardíaco solo funciona aeróbicamente, y nunca experimenta una transición hacia el metabolismo fermentativo como otros tejidos que, de ese modo, se vuelven cancerosos. En la foto, a punto de ser extirpada, una metástasis proveniente de un melanoma que se alojó en el ventrículo izquierdo. (Cortesía del especialista en cirugía cardíaca Roberto J. Cusimano).7

Si bien es extremadamente raro encontrar tumoraciones de cualquier tipo en este órgano, los Tumores Malignos Primarios del Corazón (PMCTs) son aún más infrecuentes. Analizando el vasto archivo oncológico Surveillance, Epidemiology and End-Results (SEER) Cancer Registry investigadores austriacos encontraron apenas 34 casos por cada millón de personas entre 1973–2011. Varios otros autores reportan hallazgos similares.8

Los sarcomas, tumores primarios de la musculatura corporal (músculo estriado), si bien son muy infrecuentes, están bien descritos. Los músculos parecen ser el único tejido del cuerpo capaz de pasar a funcionar súbitamente bajo un intenso régimen anaeróbico (fermentativo) y regresar luego a su funcionamiento aeróbico (respiratorio) sin sufrir alteraciones metabólicas duraderas. Excepto cuando está sufriendo un infarto, está claro que el corazón nunca fermenta, es decir, depende siempre de la respiración -la oxidación de glucosa- tanto en reposo como en ejercicio intenso.9 El resto de los tejidos musculares del animal en reposo obtiene su energía de la respiración celular, pudiendo pasar a la acción intensa (ejercicio sostenido) en la que su único recurso termina siendo la fermentación homoláctica del piruvato… y regresar de ésta incólume. Para todos los demás tejidos, como el pulmón, la próstata, la mama o el colon, un desplazamiento metabólico hacia la fermentación (crisis respiratoria durante la reparación orgánica) es un camino sin retorno hacia la neoplasia.

¿Pero, por qué no hay virtualmente cardiomiosarcomas?

Una peculiaridad del corazón es que sus tejidos parecieran ser totalmente incapaces de autorepararse. Los daños al esforzado tejido cardíaco no provocan una respuesta de reparación orgánica. A una temprana edad, estas células musculares especializadas cesan de dividirse, y cualquier crecimiento del músculo cardíaco debido a estímulos biológicos ocurre a expensas de un incremento de su tamaño, no de su número. Desde esa fecha en adelante, los cardiomiocitos viven en un estado de diferenciación terminal. Esta peculiar situación está en contraste con la de otros tejidos del cuerpo cuyas células se multiplican copiosamente tras ciertos estímulos (hormonales, por ejemplo) o bien tras un daño al tejido que forman.

La pseudo-explicación convencional ha sido que, debido a la baja actividad proliferativa del corazón, éste no tiene ocasión de sufrir aberraciones genéticas, colectivamente acusadas de causar cáncer. Ya hemos expuesto total ausencia de evidencia concluyente de proyectos fallidos como el occiso ATLAS GENÓMICO DEL CÁNCER (TCGA). Nuestra hipótesis sin embargo, mucho mas sencilla y congruente con los datos experimentales, es que el corrimiento de la fosforilación oxidativa a la fermentación es el driver de las neoplasias, y constituye una solución de compromiso de un tejido, para no sufrir una crisis energética total y subsecuente necrosis. Las células del tejido muscular cardíaco no admiten medias tintas en cuanto al metabolismo aeróbico se refiere. Pueden estar plenamente oxigenadas o de lo contrario sufrirán necrosis (infarto). La progresiva “cancerificación” de cualquier otro tejido sometido a una demanda funcional superior a su capacidad respiratoria instalada no llega a tener lugar en el corazón… simplemente porque la disminución del proceso oxidativo (por hipoxia) en el cardiomiocito lleva rápidamente a una crisis energética aguda.

Ernesto Prieto Gratacós.

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

 Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial- SinDerivar 4.0 Internacional.


REFERENCIAS:

1. Primary Cardiac Tumors Tex Heart Inst J 2011  Monika J. Leja.

2. Primary malignancies of the heart and pericardium. Clin Cardiol 2014 Burazor I.

3. Primary cardiac tumors: 32 years of experience from a Spanish tertiary surgical center. Barreiro M Cardiovasc Pathol. 2013.

4. Primary cardiac tumors: forty years' experience with 71 patients. Cancer 1997 Perchinsky MJ.

5. Q&A de la Clinica Mayo http://www.mayoclinic.org/heart-cancer/expert-answers/faq-20058130.

6. Cancer of the heart: epidemiology and management of primary tumors and metastases. Am J Cardiovasc Drugs. Sarjeant JM.

7. Matters of the Heart: Why Are Cardiac Tumors So Rare? NATIONAL CANCER INSTITUTE.

8. Primary sarcomas of the heart. Burke AP, Cowan D, Virmani R (1992). Cancer.

9. Aerobic vs anaerobic metabolism during ischemia in heart muscle. Ann Chir Gynaecol. 1987 Das DK, Engelman RM. 

Something Powerful

Tell The Reader More

The headline and subheader tells us what you're offering, and the form header closes the deal. Over here you can explain why your offer is so great it's worth filling out a form for.

Remember:

  • Bullets are great
  • For spelling out benefits and
  • Turning visitors into leads.

Subscribe to Email Updates

Recent Posts