Blog de Terapia Metabólica

RATIO METABÓLICO.

Por qué los galápagos no contraen cáncer.

octubre 24, 2016

                                                                           It is the circumstance, that several of the islands possess their own species of the tortoise… that strikes me with wonder.

Charles Darwin. 

En 1835, Charles Darwin arribó a las costas de Galápagos a bordo del HMS Beagle, una embarcación de la Marina Real Británica, y fue allí donde finalmente observó algunos de los elementos centrales que redondearon su hipótesis de la selección natural de las especies, o más exactamente, de la presión selectiva en la Naturaleza como herramienta instrumental en la evolución de las especies.

Una especie en particular que de hecho da nombre a las islas, los hermosos galápagos, llama la atención por ser increíblemente longeva. Estos quelonios centenarios, tortugas terrestres que alcanzan grandes dimensiones y viven más del doble que los humanos, llaman además la atención porque -desafiando la hipótesis de la mutación genética, no contraen cáncer. La teoría de que el origen del cáncer se remonta a una sola célula que aleatoriamente sufre una mutación genética ha sido aceptada las últimas décadas. Según esta lógica, mientras más tiempo vive un organismo, ergo, mientras más veces se replican sus células, más altas las probabilidades de acumular errores genéticos.[1]

tortugas galapagos

Es interesante observar que dentro de toda especie haya una relación inversa entre la longevidad y la tasa metabólica. Uniformemente en todo el Reino Animal pareciera que mientras más rápidamente un individuo gasta sus “recursos asignados”, su cuota de energía vital, como dirían los médicos taoístas, más corta será su vida. Esto equivale a decir que hay un quantum o cuota de vida prevista, y limitados suministros disponibles para los individuos de cada especie. ¿Por qué entonces los galápagos llegan a ser centenarios mientras que otras especies del mismo ecosistema no lo son?

Pareciera ser que el secreto está en su tasa metabólica. Los quelonios centenarios tienen una tasa metabólica muy baja, una frecuencia respiratoria muy baja y una temperatura muy baja. A pesar de los innumerables años de exposición a los radicales libres del oxígeno, las radiaciones ambientales y otros potenciales carcinógenos ambientales, los galápagos no desarrollan tumores cancerosos, todo lo cual va en dirección del apoyo de nuestra teoría de la crisis respiratoria, como evento primario del cáncer[2], en lugar de la hipótesis de las mutaciones genéticas azarosas. A la vez, su asombrosa longevidad apunta al ratio metabólico o intensidad del vivir como hipótesis de su incremento en la longevidad máxima.

quelonios centenarios

Nuestro interés por los quelonios centenarios se debe pues tanto a su extraordinaria longevidad como al hecho de que no se ha podido encontrar cáncer entre ellos. A su muerte en 2012 el famoso galápago Solitario George o Lonesome George, último ejemplar conocido de la especie Chelonoidis nigra abingdonii pesaba unos 100 kilos y tenía mucho más de 100 años de edad. La tortuga más anciana con fecha cierta registrada alcanzó 152 años (MacFarland, 1972), y algunos especímenes llegan a pesar tanto como 250 kilogramos.[3]

¿Por qué es que no contraen cáncer estos asombrosos animales? ¿Será acaso posible desarrollar técnicas médicas que repliquen este incremento de la longevidad y la prevención del cáncer en los humanos?

Para profundizar en estos fenómenos fisiológicos nuestro laboratorio de investigación establecerá un convenio de colaboración con la Estación Científica Charles Darwin. Basada en observaciones preliminares de su frecuencia respiratoria, su temperatura, su gasto calórico promedio, el análisis de las heces fecales, etc., nuestra hipótesis inicial de trabajo es que los Galápagos han encontrado el modo de deprimir su tasa metabólica basal manteniendo además una oxigenación alta en sus órganos internos. En la instancia de sufrir una lesión a cualquier tejido interno, lo galápagos inician la misma clase de respuesta local y sistémica de reparación orgánica que los demás animales multicelulares (metazoos) pero a una velocidad de replicación celular (mitosis) que nunca supera la capacidad oxidativa mitocondrial  (respiración celular) instalada de sus tejidos, consiguiendo con ello mantenerse libres de cáncer a la vez que prolongar su vida.

 

 Ernesto Prieto Gratacós.

 Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

 Licencia Creative Commons

 Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.


[1] Según la hipótesis de la mutación genética, en determinado momento se produce en una célula (y solo en una) un error en la copia de una de las bases nitrogenadas que conforman el ADN, alterando así un gen. Esta alteración, conocida también como mutación puntiforme, altera fundamentalmente esa unidad de la herencia que denominamos gen, terminando por engendrar un tumor clínico al cabo de un elevado número de divisiones celulares.

[2] De acuerdo con nuestras propias investigaciones publicadas (Terapia Metabólica del Cáncer, cuartavía ediciones, 2010), el “momento cero” o evento primario de la carcinogénesis no es en modo alguno una fortuita mutación en un gen de una célula, antes bien es resultado de la reparación orgánica de algún tejido, cuya acelerada replicación supera la capacidad aeróbica (fosforilación oxidativa) de dicho tejido.

[3] http://library.sandiegozoo.org/factsheets/galapagos_tortoise/tortoise.htm. 

Something Powerful

Tell The Reader More

The headline and subheader tells us what you're offering, and the form header closes the deal. Over here you can explain why your offer is so great it's worth filling out a form for.

Remember:

  • Bullets are great
  • For spelling out benefits and
  • Turning visitors into leads.

Subscribe to Email Updates

Recent Posts