<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1776461829287285&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Blog de Terapia Metabólica

APNEA DEL SUEÑO:

Cómo la hipoxia despierta al cáncer

septiembre 17, 2018

¿Tiene usted interrupciones de la respiración durante el sueño? Experimentar periodos de hipoxia nocturna incrementa la incidencia de cáncer. La evidencia científica muestra que el riesgo de padecer cáncer –así como infarto y accidente cerebrovascular- aumenta de manera significativa con el incremento de los periodos de apnea nocturna independientemente de otros factores de riesgo subyacentes como la obesidad, el síndrome metabólico y el tabaquismo.

Nuestro equipo de investigación viene alertando acerca de la falta de oxígeno tisular como factor detonante de las neoplasias. Una de los varios trastornos fisiológicos que inducen este fenómeno es la Apnea Obstructiva del Sueño (AOS). En esta patología la persona deja de respirar decenas o centenares de veces cada noche, por un periodo de hasta 30 segundos. A pesar de lo preocupante de esta correlación patológica, la buena noticia es que dicho desorden puede corregirse siguiendo un programa terapéutico adecuado. Consideremos la evidencia:

*Intensidades moderadas y severas de apnea del sueño están independientemente asociadas con un sustancial incremento de la mortalidad por toda causa, el ACV, y el cáncer.(1,2)

*Aún tras ajustar por edad, sexo, raza, tabaquismo, alcoholismo, Índice de Masa Corporal, hipertensión, hiperlipidemia, fibrilación atrial y diabetes, la apnea obstructiva del sueño sigue teniendo una asociación estadísticamente significativa con el ACV y el cáncer.(3)

*El incremento de la hipoxia nocturna, definida como una saturación tisular de oxígeno < 90% (TSat90O2 ) está asociada con un incremento en la incidencia de cáncer.(4)

Múltiples factores se conjugan para deprimir la respiración durante el sueño, siendo bastante claro que el deterioro metabólico (hiperglucemia, hiperinsulinemia, obesidad, inflamación crónica) y la involución neuromuscular (pérdida de aptitud física por falta de entrenamiento) tienen una altísima correlación con la apnea obstructiva. Varios neurotransmisores y neuromoduladores contribuyen a la regulación neuroquímica de las neuronas motoras faríngeas y la apertura de las vías aéreas. Los diagnósticos de AOS están en ascenso, sin embargo, aun no contamos con tácticas farmacológicas específicas para este problema. Es en este contexto que planteamos la imperiosa necesidad del entrenamiento sistemático y la rehabilitación metabólica.

apnea sleep

Fig.1 El deterioro metabólico y la involución neuromuscular tienen una altísima correlación con la apnea obstructiva, y esta a su vez con el cáncer. Los diagnósticos de AOS están en ascenso, sin embargo, aun no contamos con tácticas farmacológicas específicas para este problema. Es en este contexto que planteamos la imperiosa necesidad del entrenamiento sistemático y la rehabilitación metabólica.

La conexión entre la hipoxia y la carcinogénesis.

A nivel no ya de la ventilación pulmonar sino de la verdadera respiración intracelular, se sabe con certeza que la función mitocondrial de las células cancerosas está afectada. Estas presentan una menor densidad mitocondrial (hay menos organelas), a la vez que presentan daños ultra-estructurales, es decir, desperfectos que solo son perceptibles únicamente al microscopio electrónico.[5] Las crestas mitocondriales internas de las células cancerosas están disminuidas, fenómeno que denominamos crestodismorfia, siendo este un grave trastorno porque es allí donde tiene lugar el fenómeno mismo de la respiración celular.

Si la consideramos de modo visual, la respiración celular -o fosforilacion oxidativa- consiste en un río continuo de electrones que fluye desde los alimentos que ingerimos hasta las moléculas de oxigeno inhalado. Al degradar oxidativamente las sustancias ingeridas (carbohidratos, grasas) estamos en efecto “cosechando” la energía química contenida en sus enlaces químicos, y transfiriéndola a las baterías moleculares de nuestras células: el ATP. El fluido transporte de electrones a lo largo de los cinco grupos de transferencia (enzimas) de la cadena respiratoria -esencial para la vida- es la clave de la longevidad y la salud. Este es precisamente el problema con sustancias como el cianuro, veneno respiratorio, capaz de causar la muerte precisamente porque inhibe la capacidad de transferencia electrónica de las mitocondrias, lo mismo que centenares de otros compuestos, muchos de los cuales llegan a nosotros a través de los productos y practicas industriales.

Se ha establecido asimismo que en las células neoplásicas hay una hiper-expresión de la enzima hexokinasa 2, importante factor en el proceso de la glucólisis, así como la sobreexpresión de los receptores GLUT en sus membranas indica también su torcida naturaleza. Todo lo cual apuntala la certeza de que el aberrante metabolismo de los tumores está en el centro de la cuestión, y que la hipótesis de la crisis respiratoria de un tejido en reparación parece ser la más robusta y sencilla explicación de todos los aspectos epidemiológicos, biológicos y clínicos del cáncer. Cada vez se esclarecerán más aspectos de la patología, en la medida en que entendamos que cualquier injuria al organismo puede inducir un cáncer porque suscita una respuesta de reparación orgánica, la cual puede -o no- ser satisfecha en condiciones aeróbicas. Si el organismo conserva suficiente celularidad en la médula ósea, suficiente hemoglobina, abundantes mitocondrias sanas (sin defectos estructurales) y suficientes coenzimas respiratorias, puede hacer frente a cualquier daño o injuria orgánica manteniéndose en un régimen aeróbico de producción de energía (ciclo de Krebs + fosforilación oxidativa). De lo contrario, la reparación orgánica va a tener lugar de todas maneras –dado que es una compulsión biológica, una programación ancestral ineludible- pero bajo condiciones anaeróbicas, o sea fermentativas. La anulación de la respiración (por cualquiera de las causas antedichas) y su substitución por la fermentación es, ni más ni menos, la causa del cáncer.  

Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

REFERENCIAS:

1.Sleep Apnea and 20-Year Follow-Up for All-Cause Mortality, Stroke, and Cancer Incidence and Mortality in the Busselton Health Study Cohort. Nathaniel S. Marshall, Ph.D.1,2; Keith K.H. Wong, MB.BS., Ph.D.1,3; Stewart R.J. Cullen, MB.BS.4; Matthew W. Knuiman, Ph.D.

2.Waist circumference and waist/hip ratio in relation to all-cause mortality, cancer and sleep apnea. J C Seidell European Journal of Clinical Nutrition

3. Obstructive Sleep Apnea as a Risk Factor for Stroke and Death. H. Klar Yaggi, John Concato, Walter N. Kernan., Judith H. Lichtman, Lawrence M. Brass and Vahid Mohsenin

4.Sleep apnea awakens cancer: A unifying immunological hypothesis. Oncoimmunology. 2014.