<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1776461829287285&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Blog de Terapia Metabólica

EL FORMIDABLE OMEGA 3

Consideraciones sobre una grasa antineoplásica.

marzo 15, 2019

Hace ya décadas se sabe que la inflamación crónica acelera el envejecimiento y predispone al cáncer. Un factor crucial en este sentido es el tipo de grasas que consumimos en la dieta, siendo particularmente negativo un tipo de ácidos grasos poliinsaturados denominados omega 6 (Ω-6), fuertemente pro-inflamatorios, al tiempo que otra variedad, los omega 3 (Ω-3) tienen un definido efecto anti-inflamatorio. Nuestra especie -Homo sapiens sapiens- se forjó sobre la base de la caza y el forrajeo, en el período que conocemos como "Paleolítico", con proporciones de ácidos grasos muy diferentes a los de la alimentación de la era industrial. La evidencia antropológica sugiere que el género humano evolucionó consumiendo una dieta cuya proporción de ácidos grasos Ω-6/Ω-3 oscilaba entre 2:1 y 4:1, es decir, 2 gramos de Ω-6 por cada 1 gramo de Ω-3, etc. Los pueblos del Ártico, a quienes estudiamos bien de cerca en nuestras expediciones a Nunavut, han consumido una dieta cuya proporción de ácidos grasos era 1:1 ! La notable ausencia de cáncer entre los pueblos del Ártico hasta la llegada de los europeos es un hecho muy bien documentado. Por favor vea al respecto nuestro documental CÁNCER & CIVILIZACIÓN. En Busca de la Salud Perdida. 

Related imagekrill-benefits-organism

En adición a su poder preventivo, los ácidos grasos esenciales Ω-3 (particularmente los denominados ÁCIDOS GRASOS PRIMARIOS) ayudan a tratar el cáncer, siendo que:

a- Inhiben la producción de metabolitos inflamatorios al regular la conversión de ácido araquidónico (AA), lo cual resulta en una supresión de la actividad de las citocinas proinflamatorias. Los omega-3 bloquean el AA en un ratio de 1 a 10 (es decir, 10 miligramos de omega-3 antidotizan 100 miligramos de AA) (9). La importancia de este bloqueo radica en que una importante fracción de los subproductos del ácido araquidónico avivan la carcinogénesis(a), estando considerados promotores de esta (10).

b- Previenen la caquexia o emaciación maligna (típica pérdida involuntaria de peso del cáncer avanzado, debida a la naturaleza hipercatabólica de los tumores) (11).

c- El ácido docosahexanoico (DHA) un omega-3 abundante en el lino y el pescado, inhibe la proliferación de las células tumorales e incrementa la sensibilidad al estrés oxidativo de las células de cáncer prostático por medio de su modulación del NF-κB(b) y la supresión del complejo mTOR (12,13).

d- Los ácidos grasos omega-3 han mostrado experimentalmente inhibir al menos tres líneas de cáncer pancreático humano (PaCA-2, PANC-1 y CFPAC)(14).

e- Modulan también la capacidad de adhesión celular necesaria para el proceso de fuga migratoria e invasión de las células cancerosas (17).

f- Bajos niveles de EPAs (Ácidos Grasos Esenciales) resultan en cierta inestabilidad genómica, con tendencia a la proliferación celular y por consiguiente un medio mas propicio a la tumorigénesis (10).

g- Reducen en más de un 60% las probabilidades de contraer cáncer de mama en las mujeres. Previenen la metástasis de las células de este tipo de cáncer (cuando llega a surgir) hacia los huesos, e inhiben su proliferación por medio del control de las enzimas lipoxigenasa y ciclooxigenasa (18,19).   

h- Se ha encontrado (por el momento in vitro) que el EPA y el DHA son tóxicos para las células de la médula con fenotipo glucolítico (20), y su consumo baja el riesgo de contraer mieloma múltiple (21).

i- Previenen y tratan el cáncer de colon, teniendo además un fuerte efecto supresor sobre las lesiones pre-cancerosas (pólipos) del intestino (23).

Esta lista no cubre sino una fracción del conocimiento adquirido en la ultima década sobre estos ácidos grasos, pero basta para inducirnos a cambiar de inmediato nuestro patrón alimentario en favor de los alimentos ricos en la clase correcta de grasas naturales no oxidables (saturadas) acompañadas de los ácidos grasos poliinsaturados Ω-3, con efecto anti-inflamatorio.

[a] La enzima COX-2, al actuar sobre el ácido araquidónico, produce prostaglandinas PGE2 en abundancia, lo cual promueve el crecimiento canceroso. Los omega-3 primarios (AL y ALA) y secundarios (EPA y DHA) son efectivos inhibidores de la COX-2 (15). Estos ácidos grasos esenciales suprimen hasta en un 90% la cascada de citokinas, incluyendo las interleuquinas (como la IL-6) y el TNF-α (16).

[b] NF-κB son las siglas de Factor Nuclear kappa B, es un complejo protéico que controla la transcripción del ADN, y está involucrado en las respuestas celulares a estímulos tales como los radicales libres, la luz ultravioleta, la radiación ionizante, el colesterol oxidado o antígenos virales y bacterianos. La regulación incorrecta del NF-κB se ha asociado al cáncer, las enfermedades inflamatorias o autoinmunes, infecciones virales y un inapropiado desarrollo inmune.

Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

 Licencia Creative Commons Licencia Creative Commons  Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

REFERENCIAS:

 ref...