<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1776461829287285&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Blog de Terapia Metabólica

EL FUEGO DE LA VIDA

Aspectos energéticos de la salud y el cáncer

octubre 27, 2018

Tú y todos los otros seres vivientes consumen energía a cada segundo. La infinidad de organismos que ha poblado nuestro planeta en todas las eras ha obedecido las mismas férreas leyes termodinámicas que hoy nos rigen. En el transcurso de los últimos 3,600 millones de años, la vida orgánica sobre nuestro planeta evolucionó en ascendente complejidad desde las primeras biomoléculas en el océano primordial hasta las avanzadísimas y complejas formas de vida actuales. Cada vez que inhalamos oxígeno y lo transportamos en la sangre hasta lo profundo de los tejidos estamos avivando centenares de hogueras microscópicas en cada una de nuestras células. Es en esos diminutos hornos -las mitocondrias- donde se convierte en energía el alimento. Desde el elemental inicio de la vida orgánica, hasta la emergencia de los metazoos (organismos multicelulares, de gran complejidad), muchas rutas metabólicas les han servido como herramienta de adaptación y supervivencia, permitiendo a todos los organismos aptos reproducirse, regenerar sus lesiones y superar las más diversas perturbaciones ambientales. Un hecho central permanece cierto: sin la energía que lo sostiene, ningún organismo vivo en el planeta –sea bacteria, planta, animal o tumor- puede existir. 

¿Acaso acabamos de definir a los tumores como seres vivientes? Por supuesto que sí. Tan separado en su apariencia y su comportamiento fisiológico (fenotipo) es un tumor desarrollado, tantas aberraciones metabólicas y genómicas manifiesta esta entidad, que parece haber seguido una evolución separada. En el más estricto sentido biológico, cuando analizamos un tumor constatamos que es el resultado de una singular especiación dentro del organismo de su hospedero. Al seguir una ruta divergente, tanto el genotipo como el fenotipo de los tumores difieren fundamentalmente del organismo de la persona que lo transporta, del cual termina siendo un parásito. Desde esta perspectiva, un tumor es un organismo independiente de su hospedero, aunque sujeto a las mismas leyes biológicas.

energy  origin of life modif

Fig.1 En nuestro Universo, regido por las leyes de la termodinámica, todo ser viviente precisa energía para sostener su existencia. Desde las bacterias hasta los elefantes -y ciertamente, también los tumores malignos- todo cuanto vive depende de un constante flujo de energía que absorbe de su medio circundante. Fig.2 Partiendo un planeta sin vida, y del inmediato surgimiento abiótico de las primeras moléculas orgánicas, hasta llegar a la vibrante biosfera actual, dos métodos o rutas fundamentales de obtención de energía celular sostienen a los organismos vivientes: la fermentación (anaeróbica) y la respiración (aeróbica). Las células normales de todos los organismos multicelulares pueden volverse tumorales si su maquinaria energética de respiración se lesiona, no quedándole otra opción que retroceder en la escala evolutiva, recurriendo a la ruta fermentativa. 


Nuestro texto
PRINCIPIA METABOLICA: Fundamentos científicos y clínicos para una Terapia Metabólica del Cáncer, gira íntegramente en torno a la posibilidad concreta de aniquilar el cáncer extinguiendo sus fuentes energéticas. Para comprender este hecho, fue crucial remontarse al origen mismo de la vida orgánica, que nos revela los mecanismos fisiológicos fundamentales de los seres vivos. 
Si consideramos la eficiente combustión de nutrientes que nos mantiene funcionando, bien puede decirse que aquello que nos sostiene es, en verdad, el fuego de la vida. Pero la degradación de alimentos en presencia de oxígeno no fue el primer sistema de producción de energía que emergió en el curso de la Evolución. Antes, fue la fermentación o glucólisis –modo anaeróbico de generación de poder- empleado aún hoy por formas unicelulares de vida y por nuestros propios tejidos cuando el aceptor final de los electrones (O2) no es suficiente en ellos.

Varios millones de siglos atrás, la atmósfera de la Tierra no tenía oxígeno, sin embargo la vida pululaba en el océano. La existencia unicelular se organizó en torno a la posibilidad de obtener energía por fermentaciones simples, como la glucólisis, una sencilla ruta anaeróbica de diez pasos que divide cada glucosa en dos moléculas de ácido pirúvico, que luego fermentan a ácido láctico. Todos conocemos, gracias al yogurt, el potencial transformador de la fermentación láctica. Así pues, la glucólisis -este modo fermentativo de producir energía que todavía perdura en nosotros- es una suerte de fósil bioquímico viviente. En el periodo Cámbrico, a medida que las concentraciones de oxígeno ambiental aumentaban (quizá por entonces a un 5% de los niveles del presente) nuevas oportunidades metabólicas se presentaban a los organismos vivos. De este extenso periodo -conocido como La Gran Oxidación- surgió la alianza entre las células anaeróbicas primitivas y las nuevas células "respiradoras", que ahora nombramos mitocondrias y cloroplastos. Esta maravillosa fusión cooperativa, conocida como ENDOSIMBIOSIS, es lo que hizo posible la emergencia de organismos multicelulares complejos.

En lo que a la medicina se refiere, quizá el hallazgo más relevante de la Biología celular es que las neoplasias expresan una regresión evolutiva, un régimen rudimentario de obtención de energía que se diferencia fundamentalmente de la fisiología energética de los tejidos sanos. Es por eso que consideramos que el retorno de las células cancerosas hacia métodos ancestrales de obtención de energía -fermentaciones simples de la glucosa y la glutamina- son un retroceso en el tiempo, una regresión filogenética. Nuestro grupo de investigación fundamental y clínica, a la par con otros investigadores del mundo, ha reunido solida evidencia de que la ASIMETRÍA FUNCIONAL entre las células neoplásicas y las células sanas constituye una ventana de oportunidad terapéutica para tratar el cáncer de manera efectiva e inocua por medio de una Terapia Metabólica de precisión.

 

 

Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires

 Licencia Creative Commons  Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

REFERENCIAS: