<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1776461829287285&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Blog de Terapia Metabólica

EL PODER ANTI-TUMORAL DE LAS MITOCONDRIAS

agosto 5, 2018

La vida en la Tierra solo es posible gracias a las mitocondrias. Dentro de cada una de nuestras células funcionan cientos de estos diminutos orgánulos, imprescindibles en la extracción de energía del alimento y en el sacrificio celular programado (apoptosis) que mantiene en orden los tejidos sanos. Es gracias a las mitocondrias que la vida multicelular, con su maravillosa complejidad, pudo evolucionar en el planeta. Sin embargo, como efecto colateral, el envejecimiento emana también de dicha respiración celular que, como un fuego permanente, provee de energía al organismo mediante la oxidación continua de glucosa en presencia de oxígeno. Otro problema asociado con las mitocondrias es que su deterioro estructural y/o funcional promueve el cáncer.

eucaryotemacrofago bacteria

Fig.1 Excepto los eritrocitos -glóbulos rojos maduros- y los espermatozoides, las células de todos los organismos multicelulares funcionan en estrecha simbiosis con sus organelas respiratorias. Los organismos multicelulares están conformados por células eucariontes, cargadas de mitocondrias y con un gran núcleo interno donde esta empaquetado el ADN. Las células de organismos unicelulares simples como las bacterias (procariontes) no tienen mitocondrias y carecen de núcleo. Gracias a la endosimbiosis -alianza ancestral con las mitocondrias que les proveen de energía- las células eucariontes pueden alcanzar tamaños hasta 100 veces más grandes que las procariontes.

El aberrante metabolismo fermentativo de las células cancerosas no sería un problema si dichas células se comportaran “civilizadamente” y murieran cuando fuera preciso. La inmortalización de las células de un tejido, es decir, su pérdida de sensibilidad a las señales normales de desacoplamiento o muerte celular programada (extinción cooperativa) es en realidad lo que convierte al cáncer en un problema. Al no morir normalmente cuando les toca -para dar lugar a células nuevas- las células neoplásicas comienzan a ocupar un espacio y consumir unos recursos que interrumpen las funciones orgánicas normales. Este asombroso mecanismo celular de control poblacional, la apoptosis, depende inicialmente de nuestras mitocondrias, por lo que preservar dichas organelas es de extrema importancia en la prevención racional del cáncer.

La apoptosis depende de las mitocondrias

La apoptosis supone una increíble adaptación evolutiva, dado que la célula –obedeciendo a una necesidad colectiva del tejido a que pertenece- inicia una autoaniquilación programada en aras del bien común. Esta autodestrucción celular sucede de modo tan estereotipado e idéntico en todas las especies, que resulta obvio que es gobernada por un programa ancestral común.(1) Si bien se habla de “suicidio celular” para referirse a la apoptosis, nosotros preferimos la noción de extinción cooperativa (lo cual tiene perfecto sentido en términos de la Biología evolutiva) más que la noción de suicidio, cargada de connotaciones psicológicas inexistentes a ese nivel de organización. Sea como fuere, lo cierto es que todas las células de todos los tejidos en todas las especies están capacitadas genéticamente para detonar su propia destrucción en respuesta a ciertos estímulos. Una cascada de señales intracelulares conforma este programa de autoaniquilación, cuya señal primaria es nada menos que el citocromo c, enzima respiratoria crucial en la transferencia de electrones.(2)(3)

En nuestro texto PRINCIPIA METABOLICA. Fundamentos científicos y clínicos para una Terapia Metabólica del Cáncer se explica en gran detalle como “el daño a las mitocondrias es responsable simultáneo de los dos rasgos más relevantes de las células tumorales: el hipermetabolismo fermentativo y la inmortalización. Todos los carcinógenos conocidos (toxinas, virus, inflamación crónica, diabetes) confluyen en un punto central para iniciar la carcinogénesis: la maquinaria respiratoria mitocondrial. La sustitución de la respiración celular (fosforilación oxidativa) por la fermentación (glucólisis), tiene como resultado indirecto la inmortalización de dichas células, ya que, como dijimos, la señal apoptótica primaria tienen su origen en este carrier electrónico mitocondrial, ubicado entre el grupo III y el grupo IV de la cadena respiratoria: el citocromo c.”(4)

Mantener e incrementar nuestra densidad mitocondrial y preservar sus capacidades funcionales -evitando así el cáncer- es posible con tres sencillas técnicas: 1. Entrenamiento intenso y sistemático2. Ayunos periódicos3. Suplementación megavitamínica¡Manos a la obra!

Ernesto Prieto Gratacós.

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

 Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

REFERENCIAS:

1. . 2001 Jun 23; 322(7301): 1536–1538. PMCID: PMC1120576 PMID: 11420279 What is apoptosis, and why is it important? Andrew G Renehan
2.  2004;73:87-106. Cytochrome C-mediated apoptosis. Jiang X1, Wang X
3.  2016 Mar;5(1):3. doi: 10.1186/s40169-016-0082-9. Epub 2016 Jan 26. A holistic view of cancer bioenergetics: mitochondrial function and respiration play fundamental roles in the development and progression of diverse tumors. Alam MM1, Lal S1, FitzGerald KE1, Zhang L2
4.  2018 Jul 20;62(3):341-360. doi: 10.1042/EBC20170104. Print 2018 Jul 20. Mitochondrial dynamics: overview of molecular mechanisms. Tilokani L, Nagashima S, Paupe V, Prudent J