<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1776461829287285&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Blog de Terapia Metabólica

RATIO COBRE/ZINC Y LAS NEOPLASIAS

abril 6, 2019

Se sabe desde hace décadas que la deficiencia de Zinc genera retardos del desarrollo, cicatrización lenta, astenia (decaimiento o fatiga), inmunodepresión, acné, y malformaciones congénitas. La intervención del Zinc en los procesos de cicatrización ofrece una herramienta crucial, ya que una importante intervención preventiva en el problema del cáncer debe ser precisamente poder sanar los tejidos evitando lesiones persistentes (ver EL CÁNCER COMO HERIDA EN REPARACIÓN). La deficiencia de Zinc induce una clara depresión inmunológica. En especial la inmunidad adquirida que depende del timo, es desvastada si hay carencia de este esencial elemento[a]. La síntesis de proteínas y ácidos nucleicos es modulada en parte por las reservas de Zinc, el cual también es crucial para el funcionamiento de las metaloenzimas. Se ha establecido que con la deficiencia de Zinc, el bazo y el timo se achican, las inmunoglobulinas disminuyen, la respuesta defensiva a los antígenos baja y la función de las células T ayudantes también decae (2). Se sabe ademas que existe una correlación negativa (inversamente proporcional) entre la incidencia de cáncer en una región y los niveles de Zinc en sus suelos (3).

[a] Esta no es la única causa, claro está. La abrupta declinación de la hormona de crecimiento asociada a la edad produce una notable atrofia del timo, y con ella un decremento de la porción de la respuesta inmune que es timo-dependiente.

  
Copia de Z I N Cimage-19


Fig.1 Los alimentos ricos en Zinc son un modo directo de prevenir diversas formas de cáncer. Esto es evidente en la observación de que el ratio entre Cobre y Zinc esta ligado a la morbilidad y mortalidad del cáncer. El Zinc y el Cobre son incorporados de la dieta por los mismos transportadores orgánicos, por lo tanto, compiten entre sí por la absorción. NO ES CORRECTO incluir Cobre en los suplementos nutricionales, ya que puede ser promitótico (favoreciendo la proliferación celular anárquica), e impedirá competitivamente la absorción del Zinc.

Lo más intrigante, sin embargo, es el descubrimiento de que el ratio o proporción entre el Cobre y el Zinc sanguíneos es un certero predictor de la presencia y severidad del cáncer (4). La presencia de Hierro y Cobre es claramente dañina cuando ya hay cáncer (más adelante discutiremos por qué es equivocado suplementar estos metales salvo en especiales circunstancias), y se los encuentra en grandes cantidades en los melanomas, si bien no están en otras clases de manchas de la piel, como los nevus. El Zinc, interesantemente, no está presente en ninguna de las dos. Invariablemente, los niveles de Zinc están deprimidos -relativos al cobre- en personas con cáncer, comparadas con sujetos de un grupo de control aquejados de cualquier otra enfermedad (5). Este ratio cobre/zinc puede ser incluso usado como marcador para medir el progreso del cáncer, dado que decrece en función de la mejoría y viceversa (6). Esta es la razón por la cual dichas cifras están incorporadas en nuestro screening proactivo para la prevención del cáncer OncoAnalytic desde su origen mismo. Mientras más grande es la cifra que resulta de dividir la concentración de cobre sanguíneo entre la de Zinc, más enferma está la persona y peor es su pronóstico:

 

    Cu

      Zn

Cu/Zn       

Estadios avanzados

178 µg/dL

67  µg/dL           =

2,66

Estadio intermedio

159 µg/dL

86   µg/dL        =

1,85

Estadio inicial

142 µg/dL

121 µg/dL*       =

1,17

Grupo sano (control)

109 µg/dL

96   µg/dL        =

1,13

Note el lector que la cantidad de Zinc encontrada en personas sanas (en este estudio en particular) fue de hecho menor que la de las personas en estadios iniciales de la enfermedad. Evidentemente, lo que cuenta es la relación entre el Cobre y el Zinc. Es probable que el incremento del cobre en las personas con cáncer se deba a una estrategia de las células tumorales, que lo necesitan para producir radicales libres. Como se ha explicado en nuestro texto "PRINCIPIA METABOLICA. Fundamentos científicos y clínicos para la Terapia Metabólica del Cáncer", la división celular (mitosis) requiere de un estado oxidativo, que es efecto directo del incremento de los radicales libres.

Tan seria es la influencia nefasta del cobre (también del hierro) y la deficiencia concomitante del Zinc, que se ha determinado que las personas con un ratio Cu/Zn mayor que 2 tienen una probabilidad de supervivencia a dos años (2-year Survival Rate) de aproximadamente 5%, mientras que aquellas con un ratio de 1,7 o menor, tienen probabilidades de sobrevivir superiores al 70% (7). La buena noticia es que se puede disminuir efectivamente la cantidad de Cobre circulante añadiendo suplementos de Zinc (8). Esta es de hecho la manera más fácil de disminuir la cantidad de Cobre, dado que hay un efecto competitivo o mutuamente excluyente entre ambos. Por otra parte, aun si el Cobre circulante no desciende, basta con elevar las cantidades de Zinc, puesto que lo importante es su concentración relativa. El Zinc es un nutriente sumamente seguro, que puede tomarse en dosis elevadas por períodos prolongados sin mayores problemas.

Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

 Licencia Creative Commons Licencia Creative Commons  Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

REFERENCIAS

Serum copper and zinc levels and copper/zinc ratio in patients with breast cancer. Yücel I, Arpaci F, Ozet A, Döner B, Karayilanoğlu T, Sayar A, Berk OBiol Trace Elem Res. 1994 Jan;40(1):31-8.