<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1776461829287285&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Blog de Terapia Metabólica

Terapia Metabólica en CÁNCER DE PULMÓN

mayo 26, 2018

Parte 1 (Prevención)

En perfecta congruencia con nuestra teoría carcinogénica de una -crisis mitocondrial bajo demanda funcional- la vasta mayoría de los cánceres de pulmón provienen directamente de la exposición a irritantes inhalados. Con infame reputación, al humo de los cigarrillos se le adjudica la mayor parte de la responsabilidad por el cáncer de pulmón en la sociedad contemporánea. La inhalación de esta mezcla ígnea de tabaco fumigado, papel, pegamento y tinta mantiene a los órganos respiratorios en estado de erosión e inflamación permanente. Si las estimaciones epidemiológicas son correctas, fumar cigarrillos causa el 90% de los cánceres pulmonares, lo cual implica que otro tanto podría prevenirse erradicando este nefasto hábito.(ref)

Desde la perspectiva inversa, el hecho de que solo unos 15 de cada 100 fumadores asiduos desarrolle cáncer, implica que los 85 restantes no lo contraerán. Conviene pues analizar el evidente rol central de los fenómenos epigenéticos en el desarrollo del cáncer pulmonar. Los fumadores asiduos (consumiendo ≥20 cigarrillos diariamente a lo largo de dos décadas o más) incrementan su riesgo de contraer cáncer del aparato respiratorio entre 2000% y 4000%, mientras que la cercanía continua con personas fumadoras casi duplica la probabilidad de tener una neoplasia respiratoria. ¿Por qué es entonces que solo un 15% de los fumadores contrae cáncer? Se estima que múltiples factores protectores intervienen en la regeneración continuada del tejido pulmonar, lo cual nos abre una ventana de oportunidad para la prevención racional del cáncer, que de inmediato exploraremos.

Cáncer de pulmón pulmonar terapia metabolica Cáncer de Pulmón Terapia Metabólica

Fig.1a El epitelio pulmonar, reconocible por sus cilias y sus células características, es susceptible a los irritantes inhalados del humo (tabaco y otras sustancias combustibles). La irritación crónica del tejido impone una continua demanda funcional de reparación orgánica que termina por generar una neoplasia. Fig.2a El asbesto, también llamado amianto, fibrocemento o lana de roca es el nombre de un grupo de minerales fibrosos de diversa apariencia, llamados metamórficos. Estas fibras u otras partículas no degradables  se alojan en la base del órgano y crean irritación e inflamación constantes durante muchos años, dando lugar al mesotelioma, una forma de cáncer pleural de muy mal pronóstico.

La sostenida irritación causada al epitelio respiratorio por exposición a toxinas inhalables (asbestos, benceno), humos de combustión diversa –no solo de tabaco sino también de otros materiales que liberan hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (PAH), así como la bronquitis recurrente y agentes infecciosos como el papilomavirus humano (HPV) pueden desequilibrar el metabolismo energético de ese sensible tejido. Hongos como el Microsporis canis, pero también metales pesados como el níquel y el arsénico tienen por esta misma causa la capacidad de engendrar neoplasias pulmonares. Se ha documentado además el potencial carcinogénico de la radiación ionizante proveniente tanto de estudios radiológicos frecuentes, así como del gas radón, que emana de las piedras empleadas en la construcción, y queda atrapado en el interior de las casas no ventiladas. Este riesgo ocupacional de contraer cáncer de pulmón por exposición repetida a radiación ionizante ha sido evaluado cuantitativamente por nuestro grupo, e implica un verdadero riesgo para la salud de los radioterapeutas expuestos, así como de los usuarios de la tecnología de diagnóstico por imágenes.                                                                                                   

Medidas inmediatas para prevenir el cáncer de pulmón:

  1. Evitar fumar por completo, tanto directa como secundariamente, cuidando además de no tener contacto con tóxicos volátiles o materiales indegradables como el asbestos.
  2. Suplementarse de modo sistemático con carotenoides (presentes en las verduras de color rojo y amarillo), licopeno, zinc, selenio, vitaminas del complejo B, ácido ascórbico y epigalocatequina-3-Galato (EGCG). El té verde en hebras (Camellia sinensis) es especialmente rico en EGCG.
  3. Suplementarse con antiinflamatorios no esteroideos, preferiblemente en la forma de extractos vegetales de cúrcuma, jengibre, Boswellia serrata, con demostradas propiedades terapéuticas. La aspirina ha mostrado ser útil también en este sentido, mostrando efectos antinflamatorios con relevante impacto en la morbilidad y la mortalidad de la patología.
  4. Inhalar regularmente el vaho de ajos crudos (Allium sativum) recién machacados, cargados de ésteres volátiles como la alicina y la aliina, poderosos antibióticos y neutralizadores neoplásicos. Extractos de la variedad Allium tuberosum ha podido frenar las metástasis casi a la mitad en cáncer experimental de ratones.(ref)

Lamentablemente más de la mitad de los diagnósticos de cáncer de pulmón se suceden tras a la aparición de síntomas intensos (esputo sanguinolento, pérdida abrupta de peso, falta de aire, ronquera o dolor) indicativos ya de progresión metastásica. Se sabe que los hallazgos incidentales –por ejemplo, durante una radiografía rutinaria de tórax en una persona asintomática- tienen un mejor pronóstico. La razón de esto es que la cirugía de lesiones incipientes y pequeñas tiene muchas más probabilidades de éxito terapéutico si esta tiene lugar antes de la dispersión de la enfermedad en órganos distantes (metástasis).

Parte 2. (Abordaje metabólico) 

             (Si usted o un familiar padecen esta enfermedad por favor estudie atentamente el siguiente texto informativo.)

A pesar de haberle dedicado cuantiosos recursos financieros y humanos, la sobrevida quinquenal para los pacientes con cáncer pulmonar sigue en torno al 16%, habiendo mejorado solo 4 puntos porcentuales desde 1975 a la fecha.(ref) Esto implica que los abordajes convencionales son insuficientes y que nuevas técnicas –como la terapia metabólica- deben incorporarse sin demora para detener y revertir el avance neoplásico. Las variedades existentes de la patología son:

-Cáncer Pulmonar de Células No-Pequeñas (que constituye cuatro quintas partes de todos los cánceres pulmonares, es de crecimiento lento, y está a su vez subdividido en: 1. Carcinoma de células escamosas, 2. Adenocarcinoma, y 3. Carcinoma de células grandes),

-Cáncer Pulmonar de Células Pequeñas (con crecimiento más rápido e invasivo),

-Mesotelioma maligno (asociado con la exposición al material aislante asbesto).

En adición a los estudios imagenológicos, varios indicadores bioquímicos (CEA, NSE, CYFRA 21-1, Ca 19-9, fosfatasa alcalina) pueden revelar también la presencia y progresión de la enfermedad. En dependencia de la localización y extensión del tumor primario se realiza por lo común una resección quirúrgica. Si se trata de un tumor pequeño localizado en una región accesible, el cirujano puede elegir extraer una pequeña porción en forma de cuña (wedge) del tejido pulmonar. Este procedimiento laparoscópico es mínimamente invasivo ya que se realiza por medio de tres o cuatro pequeñas incisiones entre las costillas, al costado del tórax. Otra opción puede ser la extracción de un segmento mayor, o bien de todo el lóbulo pulmonar en que se haya ubicada la lesión (lobectomía). Si la enfermedad se haya muy extendida el cirujano puede decidir la resección total de ese pulmón (neumonectomía). Como se explicó, cuando la lesión primaria se ha extendido a otros órganos, en particular cuando se han formado metástasis cerebrales u óseas, los abordajes convencionales con quimioterapia son prácticamente inútiles en prolongar la sobrevida a cinco años.(ref) En algunas ocasiones la radioterapia puede conferir alivio sintomático temporal si logra reducir un foco tumoral que oprimía, por ejemplo, un bronquio primario. Antiguas intervenciones como la telecobaltoterapia no solo no mejoran la sobrevida sino que producen severos efectos colaterales.

 Resección en Cuña Pulmonar

 

Los tumores cancerosos del pulmón son tejidos hipermetabólicos

Tanto si se va a realizar una cirugía (usualmente seguida de quimioterapia) como si se opta por alguna de las nuevas terapias inmunológicas o físicas disponibles (hipertermia, electroporación, crioablación, etc.) es de suma importancia que su médico considere el abordaje metabólico –o bloqueo energético- para tumores sólidos desarrollado por nuestro centro. Gracias a la Tomografía por Emisión de Positrones o PET-CT, ya ha sido establecido que los tumores sólidos se caracterizan por una intensa perturbación metabólica. Gracias a la PET, es posible incluso cuantificar el grado de perturbación energética tumoral con la formula SUVMax, o Valor Estandarizado de Captación, usualmente reportada en el informe tomográfico. Un SUVMax tumoral de 7, por ejemplo, significa que ese tejido neoplásico es 700% más ávido de glucosa que el tejido sano que lo rodea (la captación normal es entre 2 y 3, y se han registrado alteraciones de hipercaptación de hasta 80). Denominado CISA (acrónimo de Competitive Inhibition by Structural Analogs)1 el sistema de Terapia Metabólica del Cáncer intenta explotar terapéuticamente la marcada avidez de las células neoplásicas por la glucosa, la glutamina y sus metabolitos con un bloqueo nutrifarmacológico. Esto se implementa por medio de un régimen nutricional especial destinado a generar cetosis fisiológica, y la inyección endovenosa de una serie de análogos farmacológicos de los nutrientes preferenciales de estas células.

Ha habido numerosos intentos por crear fármacos relacionados con mutaciones genéticas de las células tumorales. Varias drogas parecían ser promisorias in vitro y en modelos preclínicos pero no han tenido éxito en el entorno clínico humano.(ref) Se ha descrito una alteración de los genes p53 y RB1 (implicados en el Síndrome Li-Fraumeni y el retinoblastoma respectivamente) en las personas con la enfermedad pero, lamentablemente, las terapias geno-específicas diseñadas hasta la fecha son no solo lesivas y caras sino también esencialmente inútiles.(ref)

DISCLAIMER: Este artículo es solo de divulgación, y NO CONSTITUYE CONSULTA MEDICA NI TERAPIA alguna. Consulte a su médico y no emprenda ninguna acción sobre su salud sin la indicación expresa de este por medio de una prescripción facultativa firmada y sellada.

 

Ernesto Prieto Gratacós.

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

 Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

 --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------