<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1776461829287285&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Blog de Terapia Metabólica

Terapia Metabólica en CÁNCER DE VEJIGA

septiembre 29, 2018

Las neoplasias de vejiga parecen ser altamente sensibles a la técnica de inhibición competitiva con análogos estructurales de la glucosa, la glutamina y el piruvato (el principio rector de nuestra Terapia Metabólica del Cáncer). Nuestro grupo ha registrado excelentes resultados –concretamente, remisión tumoral parcial o total- en más de un 80% de los casos tratados en nuestro centro (N=35).(1) Resulta particularmente interesante que dichos resultados terapéuticos se alcancen de manera incruenta y no tóxica.

Los dos factores centrales que generan cáncer de vejiga son las toxinas y las infecciones. Dentro de los agentes tóxicos, el más marcado sin duda alguna es el tabaco, fuertemente asociado a esta patología tanto en hombres como en mujeres. Otros agentes tóxicos presentes en las tinturas industriales (anilinas) han mostrado también una correlación epidemiológica. Por otra parte, las infecciones crónicas y las parasitosis (como la esquistosomiasis) acompañadas siempre de inflamación persistente, son también inductores de la carcinogénesis de este órgano.(2)

 

bladder-cancerbladd_1

Fig.1 El cáncer de vejiga afecta en el mundo a más de 400,000 personas por año, con casi 190,000 muertes por la misma causa. En países desarrollados, la supervivencia quinquenal alcanza un 77%, haciendo del cáncer de vejiga la sexta causa de muerte por esta clase de patología. Hemos observado un alto porcentaje de respuesta de este tipo de cáncer a la Terapia Metabólica de tumores sólidos, y pareciera que –aun en el estado actual de nuestro conocimiento- dichas intervenciones podrían incrementar considerablemente la sobrevida.

Técnicas de prevención

Se ha encontrado solida evidencia de que beber abundante líquido está inversamente relacionado con la incidencia de cáncer de vejiga: mientras más agua, menos cáncer. De hecho, de acuerdo con un extenso estudio sobre 49,000 personas, el riesgo de contraerlo disminuye 7% por cada cuarto de litro de agua consumido.(3) La más probable explicación de esta correlación es la reducción del tiempo de exposición del epitelio de la vejiga a los carcinógenos contenidos en la orina. Esto podría por supuesto incluir a las personas que beben muchas tazas de té verde (en hebras) diariamente, pero la Camellia sinensis es en sí misma un agente anticanceroso extensamente documentado. Beber abundante te verde ha mostrado conferir protección para numerosos tipos de cáncer.(4) La suplementación frecuente con ácido ascórbico en cantidades superiores a 1 gramo/día, parece conferir una sólida protección adicional.(5)

Las vías de invasión metastásica pueden ser varias. La primera de ellas es la invasión de tejidos aledaños por medio de la degradación de la matriz extracelular (MEC). La segunda es la invasión hematógena, en que racimos de células transformadas se desprenden de la masa primaria para intravasarse al interior de un capilar sanguíneo e iniciar un trayecto por la ruta circulatoria hasta encontrar un tejido propicio en el que desembarcar. Para que esto suceda tiene que darse una peculiar metamorfosis de las células neoplásicas conocida como transición epitelio-mesenquimal.

ATENCIÓN: Los signos indicativos de esta enfermedad incluyen casi siempre la hematuria o sangrado por la orina. Nueve de cada diez cánceres se presentan inicialmente sin dolor, pero con sangre visible al orinar. Por supuesto, varias otras enfermedades también producen hematuria, tales como la litiasis renal (piedras en los riñones), las infecciones severas, algunos problemas de la vejiga, traumas renales y malformaciones vasculares. El rasgo distintivo es que casi siempre las otras patologías no cancerosas se presentan con dolor.

Tratamiento convencional  del cáncer de vejiga

En promedio, en el mundo occidental la sobrevida al cáncer de vejiga ronda el 50% (siendo aproximadamente 70% en los países desarrollados). Existe poca duda entre los profesionales médicos, de que actualmente el éxito terapéutico depende esencialmente de una detección temprana seguida de una intervención quirúrgica oportuna.

Para tumores incipientes, que solo han interesado las capas superficiales de la vejiga, se ha diseñado una intervención de tipo inmunológico consistente en instilaciones intravesicales de una solución con la vacuna antituberculosa. La vacuna con BCG, o Bacillus Calmette-Guérin, desarrollada con bacilos atenuados de tuberculosis bovina, suscita en el interior de la vejiga una fuerte respuesta irritativa y defensiva. Acudiendo al sitio de esta artificial infección, las células del sistema inmunológico atacan también a las células cancerosas (superficiales) cuyo fenotipo o morfología confunden con el de bacterias invasoras. Este ingenioso tratamiento –aprobado por la FDA desde hace décadas- solo es indicado cuando el tumor no ha penetrado aun hacia las capas más profundas de la pared de la vejiga.(6)

Cuando la lesión se ha extendido a la capa muscular, suele decidirse una intervención quirúrgica denominada cistectomía radical. Esto implica la completa resección de la vejiga, acompañada de la reconexión de ambos uréteres (ahora sin un órgano al cual desembocar), usualmente a un sitio apropiado del intestino. Suele hacerse previamente un ciclo de quimioterapia citotóxica –cisplatino, 5-fluorouracilo, etc.- con la intención de debilitar de antemano los tejidos neoplásicos y estrechar el área invadida por el cáncer con la intención de crear “márgenes limpios”, en la medida de lo posible. Lamentablemente, la quimioterapia y la radioterapia solo aumentan discretamente la sobrevida. Es crucial por lo tanto disponer de un sistema de cribado poblacional para la DETECCIÓN ULTRA-TEMPRANA DEL CÁNCER, que redundaría en un formidable incremento de la sobrevida quinquenal, y de hecho en la erradicación, del cáncer de vejiga. OncoAnalytic, nuestro test proactivo para la prevención del cáncer, introduce no solo una herramienta de detección ultratemprana –cuando apenas existe un microtumor virtualmente indetectable por imágenes- sino también un programa para la prevención racional y efectiva de esta patología.

Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires

 Licencia Creative Commons  Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

REFERENCIAS:

3. Valtin H (November 2002). ""Drink at least eight glasses of water a day." Really? Is there scientific evidence for "8 × 8"?"American Journal of Physiology.

6. Alexandroff AB, Jackson AM, O'Donnell MA, James K (May 1999). "BCG immunotherapy of bladder cancer: 20 years on". Lancet